Vida y Estilo

FUEGO DE PASIÓN

Todavía resguarda mi memoria las imágenes de su delicado y hermoso cuerpo junto al mío; sus ansias locas por concluir aquello, lo que desde muy temprano iniciamos, sus labios dulces y ardientes susurrando —sigue, sigue, entra en mí—. La pasión se desbordó como si no hubiera un mañana. Quedando remembrado ese momento en mi distraída memoria, con la claridad del más bello paisaje.

Reflexiono, sin duda y sin falsas humildades, el placer, el gozo y la dicha fueron enteramente míos y no dejo de pensar en ese momento, en el que incondicionalmente, el fuego de su delicado cuerpo abrigó el mío, como la membrana que protege al no nacido. Esa llama que encendimos fue creciendo quemando deliciosamente cada centímetro de mí desnudo ser.

Es una diosa en los menesteres del amor. Seguro estoy que si Afrodita no fue mito, ella es su viva reencarnación pues, me hizo sentir el climax, la gloria, disfrutar como pocas veces en mi vida.

Seguro estoy que hasta en el lenguaje más limitado hay suficientes palabras para describir, poéticamente, tan hermoso episodio, a mí sólo se me ocurren ansiedad, fuego, pasión, locura desmedida y su tan singular nombre, el cual vive en mi recuerdo como el azul del cielo que cada día veo, o las albas que cada día renacen un nuevo amanecer.

© Derechos Reservados
Juan Carlos Valdez Arévalo/ENTIDaDES, información útil y oportuna
México Diciembre 2023
Ilustración: BING IA