PACIENTES MUEREN EN EL IMSS POR NEGLIGENCIA MÉDICA Y FALTA DE ATENCIÓN MÉDICA

*Abandonan a los enfermos y se burlan de ellos.

Decenas de pacientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que encabeza Zoé Robledo, son abandonados por semanas, los mantienen en los hospitales sin darles la atención médica requerida, lo que deriva en la violación de sus derechos humanos a la protección de la salud y la vida.

Entre las víctimas se encuentra Tereso Jesús Moreno Sánchez, con número de seguro social 0169450562, quien estuvo internado desde el sábado cinco de marzo en el Hospital 48 del IMSS, en Azcapotzalco, murió el miércoles pasado, por negligencia médica.

En dicho nosocomio el 25 de mayo fue atendido por primera vez por el gastroenterólogo, Guadalupe Espinoza Zúñiga, de urgencias, en dónde le recetó omeprazol y le dijo que se retirará a su domicilio para que al otro día acudiera a su clínica para que lo examinaran.

Empero en su clínica le dieron la cita para el mes de abril o sea un mes después, y sus familiares al ver que el paciente estaba grave, que ya no se podía sostenerse, regresaron con el Doctor Guadalupe Espinoza, quien les manifestó que no había espacio para atenderlo en el hospital.

Los familiares del paciente tuvieron que llevar al enfermo con un gastroenterólogo particular, quien de inmediato mando tomar un tomografía con contrastes y endoscopia.

Del cinco al 28 de marzo Moreno Sánchez estuvo con el médico particular, y el galeno al ver la gravedad del paciente, escribió una carta al IMSS, para que lo recibieran en urgencias, y el mismo día 28 de marzo lo condujeron al mencionado 48 hospital y con regañadientes lo admitieron.

El paciente llevaba estudios con los cuales, el médico particular le detectó un tumor en el Duodeno, y se tenía que operar de inmediato, por lo que se determinó que se operaria el nueve de abril a las 12 del día, en el hospital 48 del IMSS.

Al filo de la 17.00 horas sale la Doctora que, supuestamente lo operaría llamó a los familiares y les informó que el paciente se les estaba bronco asfixiando y que no le habían quitado el tumor, que solo le habían hecho una Yuyostomia para que pudiera comer.

A partir de ese día el paciente perdió fuerza total, y a mediados de abril, los médicos indicaron a los familiares que ellos tenían que sacar cita para llevarlo al en Centro Médico, Siglo XXI.

La Doctora López se comprometió enviar los estudios vía internet para que los doctores del Siglo XXI, tuvieran el expediente en sus manos y tuvieran conocimiento de la enfermedad y el porqué era importante la intervención quirúrgica.

Al día siguiente pregunta Geriatra, la Doctora López Geriatra a los familiares, qué si había sacado la cita en Siglo XXI, y al asegurarle que ya estaba todo listo para la intervención, el galeno reconoció que no envió el archivo del paciente porque ella no se había comprometido a nada.

Con un sinfín de negligencias médicas, engaños y problemas, finalmente el paciente llega al Siglo XXI, el 16 de mayo, a las 10 de la mañana a bordo de la ambulancia del hospital 48 del IMSS.

Allí lo reciben y a los pocos minutos fuer regresado al hospital 48 del IMSS, porqué, según los médicos, es ahí en dónde le tenían que quitar la vesícula por ser una operación de segundo nivel, y una vez que le quitaran la vesícula lo recibirían el 10 de junio para hacerle estudios del cáncer que tiene.

Cansados de esta vía crusis y al saber que el paciente podía morir de un momento a otro por la falta de atención médica, los familiares del enfermo hablaron con el jefe de cirujanos y el jefe de medicina interna, y se les indicó que ellos serían los responsables de lo que le pasaría a Tereso Jesús Moreno Sánchez, por negligencia médica.

Nuevamente lo programan el pasado domingo 22 de mayo a las siete de la mañana y lo bajan a la sala de operaciones a las 14.00 horas, y, de nueva cuenta lo regresan a su cama porque no estaba preparado para ser operado y esa labor la tenía que haber hecho, pero a todas luces se ve que no lo hizo.

Todo esto ésta pasando en el Hospital 48 del IMSS en Azcapotzalco, siendo director el Doctor Eduardo Espino, y los responsables de la muerte de Tereso Jesús Moreno Sánchez, las enfermeras, el Jefe de medicina interna, Doctor. Ismael Juárez y la Doctora Geriatra, Daniela López.

La negligencia médica, indiferencia, falta de ética profesional, su carencia humana y la nula consideración para con los enfermos y tratándose de una paciente de la tercera edad.

La negligencia un constante de mala atención con el paciente quien finalmente murió por el simple hecho de que los médicos no cumplen con su deber, negligencia médica, y porque no hay medicamentos, doctores, y la voluntad para salvarle la vida al enfermo.

Compartelo con tus amigos: